Problemáticas habituales

Los problemas más habituales que puede sufrir una persona son:

Ansiedad

Apatía

Ataques de pánico

Baja autoestima

Crisis de angustia

Crisis vitales

Depresión

Disfunciones sexuales

Duelos

Estrés

Fobias y miedos

Insatisfacción  personal

Inseguridad

Insomnio

Irritabilidad

Mobbing

Obsesiones

Problemas de pareja

Problemas de relación

Separaciones

TEPT (Trastorno de Estrés Postraumático)

Timidez

Trastornos psicosomáticos

Específicos de la niñez:

Asperger

Bullying

Dificultad de aprendizaje

Dislexia

Enuresis y encopresis

Fracaso escolar

Miedos

Oposicionismo

TDA/H

Terrores nocturnos

Trastornos de conducta

Trastornos del sueño

Específicos de la adolescencia:

Anorexia

Apatía

Bulimia

Crisis vocacional

Dificultad en la toma de decisiones

Inseguridad

Problemas de relación padres e hijos

Rebeldía